Revisión de exámenes

Después de dos semanas sin escribir, he decidido seguir con el blog. Me he estado adaptando a mi nuevo horario universitario (letal) y la verdad es que no he tenido tiempo ni para respirar. Es el último cuatrimestre de la carrera y quiero aprovechar tantas optativas y cursos como me ofrezca la UA. De todas maneras intentaré escribir al menos todas las semanas.

 Bueno, vamos a empezar:

Después de conseguir (a fin) que los profesores publicaran las notas, vienen las horas de revisión de exámenes. Normalmente la gente sólo va a la revisión si ha suspendido o si no está satisfecho con su nota. Es lo normal y lo que (casi) todo el mundo hace.

Sin embargo, creo que para los estudiantes de Traducción e Interpretación debería ser prácticamente obligatorio asistir a la revisión de su examen, ya que si no lo hacen, el examen no habrá sido más que un ejercicio de clase a la que no hemos asistido. Poco importa un punto más o un punto menos si has cometido un error garrafal, pero si no lo sabes, difícilmente podrás corregirlo. Las correcciones, consejos y recomendaciones de un profesor son mucho mas importantes que la nota que hayas sacado porque te ayudan a mejorar. Además no siempre puedes estar de acuerdo con él o ella, por lo que se pueden debatir los puntos “conflictivos” y puedes dar argumentos para defender tu traducción. Puede ser que tú hayas pensado algo en lo que no haya caído el profesor o que tu sepas un término diferente porque tu madre es abogada, por ejemplo.

En el caso de Alicante, podemos llegar a ser unos 60 en clase, por lo que a la hora de corregir sólo pueden participar unos cuantos y si te toca corregir, traduces sólo una frase o un párrafo. Por ese motivo creo que se puede aprender mucho en una revisión, ya que será la primera vez que el profesor ve cómo traduces un texto entero.

El problema está principalmente en la pereza. Si ya estás aprobado, ¿para qué quieres ir a la revisión?¿Qué más te da? Es muy triste, pero es así. En segundo lugar, los profesores suelen dar una hora o dos para la revisión, en parte porque saben que sólo van unos cuantos, así que igual no tienen tiempo suficiente.

Otra buena idea es la que tuvo una profesora: entregamos nuestros trabajos en diciembre y el día del examen (en enero) nos los devolvió corregidos. Luego cada uno en sus casa, (si quería) miraba las correcciones y podía ir a la revisión para repasarla juntos y poder darle argumentos para defender su traducción.

Por favor, decidme qué opináis sobre la revisión “obligatoria” y si creéis que puede ser beneficiosa para el alumno.

Muchas gracias a todos por haber leído, comentado, y difundido mi primera entrada, ¡gracias!

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

9 comentarios

  1. yo también creo que debería ser obligatoria si te interesa saber en qué fallas, el problema está que muchas veces los profesores también ponen muchos impedimentos para asistir a las revisiones (y otros incluso ni las publican ni te contestan a las tutorías de cuándo son)…. así que creo que el tema de las revisiones está muy mal tratado, porque además existe el prejuicio de que si vas con un aprobado es que quieres subir nota/eres un pelota o te queda el miedo de que “¿y si te la baja?”

    En fin, un muy buen artículo 🙂

    Responder
  2. Estoy totalmente de acuerdo con cada palabra que dices.
    En el caso de traducción (como asignatura), pienso que la revisión debería ser obligatoria para así poder aprender de nuestros errores. Y, para muestra, un botón:
    En los exámenes de enero fui a la revisión de trad. de francés y, me pasaron dos cosas curiosas, que el profe no me esperaba (“Creía que entraría un Erasmus o alguien suspendido”) y que la hora y media que ofreció como horario de revisión se quedó muy corta… Y eso que apenas fuimos 10 de más de 50 alumnos. Eso sí, me di cuenta de que había hecho más de un calco y aprendí cosas que probablemente no olvidaré.

    Por cierto, me ha encantado la idea de tu profesora, ojalá más gente hiciera lo mismo.

    Bueno, mucha suerte con el último cuatrimestre.
    Un saludo ^^

    Responder
    • ¡Muchas gracias! La verdad es que va a ser intenso…
      Yo creo que es muy útil, pero claro, tienen que poner medios para que sean tutorías decentes. Hoy he ido a una, y la verdad es que tuve varios fallos tontos :S
      Un saludo 🙂

      Responder
  3. Ya sabes lo que pienso sobre las revisiones: que es una tontería no ir. Claro que yo me he dado cuenta hace no mucho; antes era de ese grupo de personas perezosas y que sólo acudía a las revisiones como última alternativa ante un “cuatroypico”. En fin, cosas de nuestra España profunda: el que pronuncia bien es pedante, el que va a congresos es pedante y el que acude a la revisión para mejorar es pedante. Estudiantes de T&I del mundo: ¡despedantaos e id a las revisiones con humildad y ganas de aprender! Por cierto: va siendo hora de que me bloguerice… 😉

    Responder
    • Te estoy esperando como agua de mayo, y ya sabes lo que me gusta a mí la lluvia 🙂
      Somos pedantes, qué le vamos a hacer, pero no hay que confundir ser pedante con ser culto, como dice Xosé Castro. Tampoco creo que sea cosa de cultura, sino de ganas de aprender, como tu dices. Y paro ya, que si no esto se convierte en una conversación de aparcamiento jajajajaja.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: